Antonio Caso - Mayer Hasbani
25066
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-25066,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Antonio Caso

En el corazón de La Tabacalera, uno de los barrios más emblemáticos de la Ciudad de México- se encuentra la Casa de Landa y Escandón; única por su estilo renacentista francés con acentos góticos que le han valido la catalogación de inmueble protegido. Hoy en día podemos encontrar un sinfín de comercios que rodean las fachadas de esta construcción catalogada, de la mano de un nuevo ritmo social que requiere nuevos espacios de encuentro y habitación.

 

Bajo esta premisa, el despacho MAYER HASBANI propone un rediseño y conceptualización de Casa de Landa y Escandón que permita mantener dos escalas: lo anterior- en un nivel peatonal que responde al ancho de las calles y al barrio antiguo – y lo actual – un urbanismo que consolida usos y funciones en altas densidades verticales, en perfecta sincronía con el espíritu que caracteriza la ciudad actual.

 

A través del uso inteligente y estratégico de la geometría, los arquitectos de MAYER HASBANI trazan, desde la calle, una línea de fuga que permite remeter y redibujar las fachadas del nuevo edificio propuesto a un paramento diagonal con orientación sur que privilegie el asoleamiento de los departamentos. Así, la nueva fachada antagoniza con la plaza pública remanente y permite incrementar la altura total del edificio sin opacar el asoleamiento a las calles que lo enmarcan.

 

A pesar de contar con vecinos de bajos niveles, la inteligente propuesta geométrica permite que el nuevo habitante de 28 niveles se convierta en una ventana urbana que abre el horizonte hacia el corazón de La Tabacalera; generando una delicada sinfonía de llenos y vacíos en dónde todos los espacios de vivienda se abren a la ciudad con terrazas verdes producto de la perfecta geometría escalonada del edificio.

 

Conforme la vista se aleja, pareciera que la silueta del edificio se desvanece en pixeles, mimetizándose con la textura de la ciudad. Un gran ejercicio de intervención estratégica y arquitectura enérgica que nos recuerda que la interacción con una edificación existente no siempre debe ser sutil, pero definitivamente debe ser fiel a la actualidad que lo ve nacer.

Ubicación: Ciudad de México
Cliente: Privado
Tipología: Corporativo
Superficie: 33,600 m2
Fecha de Diseño: 2016
Arquitecto a Cargo: Mayer Hasbani
Equipo: Oliver Burgos, Gilberto Marín, Alberto Castellanos
Estatus: Propuesta

Renders: ME Arquitectos